Había una vez…un valle encantado

23 febrero 2012

Dora Ochoa de Masrramón: Había una vez…un valle encantado

 El valle de Conlara* o Concarán, se encuentra dentro de la provincia de San Luis entre las sierras de Comechingones al este, y las de San Luis, al centro-oeste. Lo surca el río homónimo con infinidad de arroyos y vertientes que le confiere un microclima especial. Los primitivos pueblos asentados en territorios comechingones entre mediados de siglo XVI y fines de siglo XVIII,  marcaban el límite de las jurisdicciones del “Cuyo” y de “Córdoba del Tucumán” en nuestro país, dando nacimiento a pueblos como Santa Rosa de Conlara, Merlo y Tilisarao. Leer el resto de esta entrada »


Para conservar talas (Celtis sp.) y talares

15 mayo 2011

Del libro: “Talares bonaerenses y su conservación”

En homenaje a Juan Carlos Chebez […] Pero para entender mejor por qué los talas nos piden una oportunidad y qué cosas nos dicen, qué mejor que convertirse en uno de ellos y recitar:

Porque crecí retorcido

y espinoso como el tala,

se me ha antojado que el árbol

me representa en sus ramas.

Algunos dirán seguro

que estorbamos en las pampas,

que la leña que brindamos,

no forma una buena brasa. Leer el resto de esta entrada »


Tigres y chimangos amigos en un cuento

19 julio 2010

El tigre(2) y los chimangos(3)

Un tigrecito, joven y de poca experiencia, se había fijado que cuando volvía de la caza, los chimangos se juntaban por centenares alrededor suyo, saludándolo con su simpática gritería, mientras devoraba la presa. Leer el resto de esta entrada »


La caza de carpinchos y nutrias en el litoral entreriano, un relato del siglo XIX

3 febrero 2010

En los bañados*: Para hacer la cacería del carpincho1 y de la nutria2 es preciso tener perros adiestrados para la lucha, pues ambos son agresivos cuando se ven en peligro y el primero es tan bravo que atropella las canoas, las vuelca con su empuje y muerde con sus largos y fuertes colmillos, haciendo heridas no sólo graves por su extensión, sino por su profundidad. Leer el resto de esta entrada »


Juan B. Ambrosetti: “El loco de los cacharros”(*)

28 agosto 2009

Ambrosetti BlogJustificadamente se lo considera el padre del folklore argentino. Juan Bautista Ambrosetti, nació en Gualeguay, Entre Ríos, el 22 de agosto de 1865. Desde muy pequeño vivió con su familia en Buenos Aires. Su padre, Tomás Ambrosetti, era un acaudalado comerciante muy culto, dueño de grandes extensiones de campos en el chaco santafesino y en el territorio de Misiones. Fue Presidente del Banco Italiano del Río de La Plata, amigo de Bartolomé Mitre y como dato anecdótico sabemos que presidió una comisión que tubo por finalidad erigir el monumento a Garibaldi. Leer el resto de esta entrada »


Exibición de las obras de Florián Paucke.

1 agosto 2009

Una exibición de las obras del misionero jesuita Florián Paucke (1719-1780) quedó inaugurada en el “Pabellón de las Bellas Artes” dentro del edificio de la Universidad Católica Argentina en Pto. Madero, Alicia M. de Justo 1300.

Obras Paucke 563Permanecerá abierta durante todo el mes de agosto para el público, con entrada libre y gratuita. Los días 12 y 25 se ofrecerán visitas guiadas.

Obras Paucke 567La componen una serie de láminas originalmente dibujadas por el insigne misionero y algunos libros u objetos de valor histórico.

Obras Paucke 585Todo esto ha sido posible gracias a los auspicios de la Univerdidad Católica Argentina y a la Embajada de la República Federal de Alemania.

Más fotos tomadas por Ignacio García Mata


El cóndor, cuento de Joaquín V. González

29 junio 2009
Habitat cóndor

Hábitat característico del cóndor andino Vultur gryphus. Foto gentileza Roberto García

Capítulo XIX de “Mis montañas” escrito originalmente en 1893

Viene ahora a mi memoria -y ¡cómo he de olvidarlo!- el episodio más interesante de mis viajes, el que más hondas sensaciones de la naturaleza ha producido en mi vida, y el último que hice en compañía de mi padre por la montaña consagrada en las tradiciones de la familia. Quiero hablar -ya es tiempo- de esa ave soberana que tiene en las cumbres su vivienda misteriosa, y es como el espíritu errante de esas moles en apariencia mudas, pero que en las soledades de la noche como en las del medio día, semejantes por su solemne silencio, tienen, no obstante, voz y lenguaje, revelaciones y confidencias que el viajero escucha, siente y traduce, sin poder definir el órgano que las exterioriza. Leer el resto de esta entrada »


A %d blogueros les gusta esto: