Las ciencias naturales en América

2 febrero 2012

Columnista de febrero

Las descripciones de ciencias naturales en América hasta el siglo XIX

Un resumen de los aspectos más interesantes sobre las descripciones

hechas a partir de la conquista de América hasta el siblo XIX ... más

Anuncios

Angel Gallardo (1867 – 1934)

16 noviembre 2011

La educación y las ciencias naturales: “El museo moderno de historia natural es una institución de exploración, de recolección de materiales, de estudio y de clasificación del mismo para conservarlo como documento de consulta e investigación. Contribuye a la cultura e ilustración general por la exhibición de los objetos provistos de rótulos explicativos, por la difusión de los resultados de los estudios en sus publicaciones, pero no se le puede exigir la enseñanza completa de la ciencia a partir de las nociones elementales.” Ángel Gallardo

 Àngel León Gallardo nació en Buenos Aires un 19 de noviembre de 1867. Inició sus estudios primarios en un instituto de enseñanza privada. De joven aprendió varios idiomas extranjeros que le fueron muy útiles para su futura carrera científica. Cursó sus estudios secundarios en el Colegio Nacional de Buenos Aires, teniendo entre los profesores al gran naturalista Carlos Berg, quién seguramente le transmitió el amor y la vocación por las ciencias naturales. No obstante Gallardo cursó Ingeniería Civil en la Facultad de Ciencias Físico-Matemáticas, recibiéndose en 1894 con diploma de honor en 1894, presentando un proyecto que sobre la instalación de una fábrica de cal. Lee el resto de esta entrada »


Buenaventura Suáres, misionero y primer astrónomo argentino

3 noviembre 2011

Juan María Gutierrez, nuestro gran hombre de letras, adelantó en su tiempo las virtudes científicas de Buenaventura Suares, anotando que “… se lo colocará [a Suarez] al lado de Francklin, entre aquellos que por un amor innato a la naturaleza y una propensión imperiosa del espítitu hacia la investigación de sus leyes, cultivaron las ciencias exactas sin maestros y sin más auxilio que la inspiración propia”

Buenaventura Suarez, fue misionero jesuita argentino. Nació en la provincia de Santa Fe un 14 de julio de 1679. Por parte de la madre estaba relacionado Juan de Garay, fundador de Buenos Aires y Santa Fe.

Desde joven se educó dentro de los establecimientos jesuíticos incorporándose a la Campañía de Jesús en 1691. Con el tiempo misionó en reducciones tales como San Ignacio Guazú, Itapuá, Santa María la Mayor, Apóstoles, San Cosme, San Damián, Candelaria etc., además de participar dentro de los Colegios de Asunción y Corrientes.

Su fama de astrónomo trascendió las fronteras americanas. Sus trabajos tuvieron reconocimiento mundial, no sólo de sus compatriotas de religión sinó también de grandes científicos. Entre los primeros figuran José Jolís, José Quiroga,  Domingo Muriel, Pedro Lozano etc. Además los más importantes científicos de su especialidad elogiaron sus trabajos, entre ellos Vargentin, Clairaut, Maupertuis y Celsio, fundador del obserbvatorio de Upsala.

En las lejanas reducciones de San Cosme y San Damán, Buenaventura Suárez levantó un observatorio astronómico, el primero en América, construyendo además sus propios aparatos. El padre jesuita Sanchez Labrador pondera su labor “…el Padre Buenaventura Suárez, misionero de los indios guaraníes, y célebre matemático, [labró cristales] muy buenos [e] hizo algunos anteojos muy claros…”. El gran naturalista Félix de Azara de paso por aquellas reducciones en 1797 se refirió a su él “…además de la pequeña librería que cada cura tenía en su pueblo, había aquí una mayor que poco ha pasó a Buenos Aires … vi un juego de globos podridos con varios tubos de anteojos comunes y astronómicos, todos con vidrios, igualmente hallé un cuarto de un círculo astronómico de catorce pulgadas de radio de madera y fabricado por el Padre [Buenaventura] Suáres tan groseramente que no es posible hacer medianas observaciones de latitud con él…” y también el destacado historiador de la ciencia José Babini ponderó los aportes del jesuita comentando que sus notas tienen gran interés para las ciencias naturales, la etnografía y las matemáticas de la región misionera y chaqueña.

Hacia 1720 Suárez comenzó a escribir una obra que compendiaba las observaciones de eclipses que durante 13 años realizó en la región donde vivió y misionó durante 30 años, la obra se materializó con el título de “Lunario de un siglo que comienza en enero del año 1740 y acaba en diciembre del año 1841, en que se comprenden ciento un años cumplidos. Contiene los aspectos principales del Sol, y Luna, esto es las Conjunciones, Oposiciones, y Cuartos de la Luna con el Sol según sus movimientos verdaderos; y la noticia de los Eclipses de ambos Luminares, que serán visibles por todo el Siglo en estas Misiones de la Compañía de Jesús en la Provincia de Paraguay…”.

Cabe destacar que fue recién a partir de 1745, es decir, recién a los 66 años pudo realizar observaciones con instrumentos comprados en Europa, cuya calidad logicamente era superior a los instrumentos elaborados artesanalmente.

Falleció un 24 de agosto de 1750 mientras tenía su residencia en la reducción de Santa Maria la Mayor.

Citar: Aguilar, H. 2011. Buenaventura Suáres, misionero y primer astrónomo argentino. El Carnotaurus. Boletín del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia (Año XII, núm. 120 /agosto-septiembre 2011) p:6.-


Adolfo Methfessel: un ilustrador de la Argentina

15 julio 2011

Methfessel no sólo es artista, sino también naturalista arqueólogo e infatigable coleccionista; pero la cualidad que posee es ser de una modestia excesiva…” de esta manera se refirió Juan Bautista Ambrosetti a su amigo y compañero de viaje al escribir la crónica sobre la segunda expedición a la aprovincia de Misiones efectuada entre julio y diciembre de 1892.

 Félix Ernest Adolfo Methfessel nació en Berna Suiza un 12 de mayo de 1836. Desde temprana edad estudió jardinería artística en Bruselas y tomó un curso de pintura que le despertó su pasión por la naturaleza y la plástica, aunque sus padres insistieron en que terminara la carrera de arquitecto de jardines. Pese a todo en su país dirigió un vivero de árboles y ganó un premio por la presentación de un plano para la construcción de un Jardín Botánico en Berna. Lee el resto de esta entrada »


Pedro N. Arata y la Facultad de Agronomía y Veterinaria

2 julio 2011

 “Sentado frente a su escritorio vi un hombre alto, con aspecto de gigante, cuya cabeza hermosa estaba adornada como complemento por una barba entrecana; era un señor que aparentaba tener alrededor de setenta años. De haber aparecido vistiendo uniforme, se lo habría tomado por un general ruso, y cuando lo vi no pude dejar de recordar al príncipe Dadischkiliani. Con suma cortesía me invitó a sentarme, e inmediatamente me dijo que ya el ministro le había hablado de mi llegada por teléfono…” Asi describió Federico Reichert, docente llegado al país en 1904, al doctor Pedro N. Arata en su libro “En la cima de las montañas y de la vida”

Pedro Narciso Arata formó parte importante de los primeros pasos que dio nuestro país en materia de ciencia y educación conjuntamente con otros grandes hombres destacados como Ameghino, Holmberg, Gallardo, el Perito Francisco Moreno, Zeballos y tantos más. Lee el resto de esta entrada »


Lin – Calel, poema de Eduardo Holmberg (fragmento)

17 junio 2011

Libro de poema Lin-Calel de E. L. Holmberg

Eduardo Ladislao Holmberg además de haber sido un médico y gran naturalista escribió varios cuentos y ensayos. Entre su producción literaria se destaca un único y largo poema,  Lin-Calél, que consta de más de 7.000 versos. que fue ilustrado por su hijo Eduardo Alejandro. El texto muestra la gran sabiduría y apego a su tierra que tuvo su autor. Se publicó originalmente en 1910, editado por la Masonería Argentina, de la que Holmberg fue activo participante.

El fragmento elegido describe un paisaje típoco del sur de Buenos Aires, que Holmberg recorriera en 1881.

Lee el resto de esta entrada »


Una planta llamada tasi

25 mayo 2011
Planta de tasi

Flor y fruto de la planta tasi

Tasi: [Morrenia brachystephana]* Enredadera de los motnes, de fruto comestible y tallo lechoso; el cocimiento de la raiz y el fruto es recomendado de antiguo para aumentar la secreción láctea a las madres. Alcalde Espejo en su Excursión por la sierra de Córdoba, 1871, menciona varias veces las maravillas que ha oido referir sobre las propiedades del tasi o tase. El doctor Arata ha estudiado sus propiedades galactógagas en sus Anales del Consejo de Higiene, 1891. “El tasi o lorai de los tobas. Los indios, como la gente desheredada del Paraguay, Corrientes y otras provincias argentinas, se alimentan del folículo, que no es desagradable, asado o hervido -hasta crudo siendo tierno- y cuyo mesocarpo carnoso, es también coriáceo. También hacen yesca del folículo, y en Santiago se prepara un dulce exquisito semejante al del tomate. Finalmente, está probado que el agua del tasi hervido, desempeña un rol muy especial en la lactancia materna” ( A. J. Carranza, Expedición al Chaco Austral.)

* Voces indígenas y modismos locales  Martiniano Leguizamón, de su  libro Recuerdos de la tierra.


A %d blogueros les gusta esto: