Adolfo Methfessel: un ilustrador de la Argentina

Methfessel no sólo es artista, sino también naturalista arqueólogo e infatigable coleccionista; pero la cualidad que posee es ser de una modestia excesiva…” de esta manera se refirió Juan Bautista Ambrosetti a su amigo y compañero de viaje al escribir la crónica sobre la segunda expedición a la aprovincia de Misiones efectuada entre julio y diciembre de 1892.

 Félix Ernest Adolfo Methfessel nació en Berna Suiza un 12 de mayo de 1836. Desde temprana edad estudió jardinería artística en Bruselas y tomó un curso de pintura que le despertó su pasión por la naturaleza y la plástica, aunque sus padres insistieron en que terminara la carrera de arquitecto de jardines. Pese a todo en su país dirigió un vivero de árboles y ganó un premio por la presentación de un plano para la construcción de un Jardín Botánico en Berna.

En 1864 decidió embarcarse hacia el Río de la Plata. Durante más de tres décadas partició en Argentina de innumerables expediciones científicas como acompañante y dibujante paisajista lo que le permitió recorrer casi todo el país de norte a sur.

Sus primeros trabajos pictóricos documentan la Guerra del Paraguay. El diario La Tribuna de la época por ejemplo, informó que artista seguía al ejército y documentaba tanto en croquis como en ilustraciones las batallas y el paso de las tropas conjuntamente con los lugares y paisajes por donde se desarrollaban los acontecimientos. Esto lo convirtió prácticamente en un cronista de guerra, contándose alrededor de ochenta las obras relacionadas con aquel lamentable conflicto.

En 1868 había ingresado al Museo Público (hoy MACN Bernardino Rivadavia) como dibujante y colaborador, secundando en algunas ilustraciones de fósiles a su director Germán Burmeister.

Estanislao Zaballos entre 1872 y 1873 requiere de sus servicios solicitándole la realización de varias acuarelas de índole histórico que ilustrarían una proyectada obra documental sobre la contienda con el Paraguay. Ambos recorrieron nuevamente los antiguos escenarios y Methfessel compuso varias aguadas y gouaches. Por razones que desconocemos la obra no se editó aunque los dibujos en su mayoría se conservan en el Complejo Museográfico Enrique Udaondo de la ciudad de Luján.

Methfessel decidió tomar un descanso y pasó algunos años en Córdoba, recorriendo además parte del noroeste Argentino. Vuelto a Córdoba actuó como profesor de dibujo, dejandonos precisos documentos ilustrativos. Presisamente seis planchas que recrean vistas pintorescas de Mendoza, Corrientes y Tucumán formaron parte del “Atlas de la description Physique de la Républicque Argentine” que Germán Burmeister publicó en 1881.

En 1885 volvió a Europa por unos meses, según se cuenta para restablecer su salud y aaprovechó la ocasión para perfeccionar sus técnicas de pintura.

De regreso a la Argentina se incorporó como “dibujante y acompañante de expedicionarios del Museo La Plata”, ello a instancias del Perito Moreno, quién vio en él un excelente candidato para enriquecer su museo, y así lo dejó asentado en los primeros números de la Revista del Museo (de la Plata)al escribir: “Confié esta misión al empleado extraordinario Sr. Adolfo Methfessel, quién guiado por los consejos del Sr. Don Samuel Lafone Quevedo, debía examinar con el mayor detenimiento, todas las ruinas indígenas, practicando excavaciones y reuniendo toda muestra por la más insignificante que pareciera. Su conocida habilidad como dibujante contribuiria en mucho a su mejor resultado. Esta ha respondido a lo esperado, y puedo decir que lo reunido ya por nuestro activo empleado, forma una serie mucho más importante que todo lo adquirido por la compra hasta hoy….

Además de dibujar con gran soltura, Methfessel preparó y envió al museo una especial colección arqueológica que Moreno no olvidará elogiar “ Los objetos enviados… consisten en muchos cientos de piezas de alfarería metal y piedra, la mayor parte de gran volúmen, y en una numerosa colección de cráneos y esqueletos de los hombres que fabricaron esos objetos, restos exhumados personalmente por dicho señor [Methfessel] y por lo tanto auténticos… de varios pueblos diferentes…” a esos elementos agregará alguna urna funeraria y piezas fósiles de distintas especies.

Los paisajes y vistas delineados por Methfessel transmiten con fidelidad testimonial la riqueza de cada zona a las que accedía muchas veces por intrincados caminos en medio de soledades interminables y de extraordinaria belleza. Recorrió además la pampa, testimoniando la vida rural de los habitantes como así también la inmensa llanura.

Como anticipamos al principio de esta nota Adolf Methfessel acompañó a Juan B. Ambrosetti en su segundo viaje a Misiones. De ese diario surgen interesantes datos que recuerdan los infatigables esfuerzos realizados por aquellos naturalistas pero también risueñas aventuras como la acontecida en una iglesia del pueblo de Goya cuando Ambrosetti solicitó permiso a un fraile para que Methfessel tomara algunos croquis y dibujos, “… lo presenté y como para ver su habilidad le pedí su libreta para mostrar al Rev. fraile el croquis que había hecho, cuando con gran sorpresa mía, Methfessel se negó. No atribuyendo esto mas que a su modestia insistí. Entonces, poniéndose como una grana me pasó la libreta, la abrí, ¿qué me iba a imaginar que al lado del croquis del patio, para no perder tiempo, Methfessel se había entretenido en sacar el retrato del Rev. Padre, que no miró con buenos ojos aquello

Al llegar por fin a las Cataratas del Iguazú y detenerse allí para tomar un descanso y deleitarse con el paisaje, cuenta Ambrosetti “Ante su magnificencia, nos detuvimos a admirar el espectáculo, sobrecogidos por un delicioso pavor. Mientras tanto, Adolfo Methfessel, con una paciencia digna de un artista como él, hizo funcionar sus pinceles a despecho de una nube de jejenes que lo martirizaban sin cesar, una serie de croquis para pintar más tarde su gran cuadro del salto del Iguazú

Adolf Methfessel fue un gran dibujante y naturalista poseedor de una exquisita habilidad y sensibilidad para retratar paisajes y vistas geográficas. Fue además miembro de distintas sociedades científicas extranjeras. Hacia fines de siglo pasado regresó silenciosamente a Berna, tan silenciosamente como había llegado. Falleció en Suiza en 1909.

Los origenes del zoológico

Transcurre el año 1872, Domingo Faustino Sarmiento propone crear un parque natural dentro de la ciudad. Dos años más tarde se establece su ubicación dentro del Parque Tres de Febrero, sobre el antiguo predio denominado “San Benito de Palermo”. Varios hombres de ciencia participaron en el proyecto que en definitiva dio origen al Jardín Zoológico, entre ellos Eduardo Holmberg, Enrique Lynch Arribálzaga etc. Habría allí muchos árboles, plantas y animales exóticos para que los paseantes pudieran observar. Además se proponía la aclimatación de ejemplares de nuestra flora y fauna, que tuvieran aplicación a la industria, o fueran bellas especies dignos de mostrarse. Al prosperar la idea se llamó a concurso y lo ganaron dos técnicos paisajistas, uno de ellos fue Adolf Methfessel.

Bibliografía

Ambrosetti, J. B. 2008. [Chebez y Gasparri comp.] Primer y segundo viaje a Misiones. Colección “viajeros olvidados”. Editorial Albatros. Buenos Aires. 320p.

Penhos, M. 2007. Mirar, saber, dominar. Imágenes de viajeros en la argentina. [Catálogo de exposición] Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.

Peñalver, E. J. 1984. Adolf Methfessel(1836-1909) Museo Nacional de Bellas Artes.Min. de Educ. y Just. Secretaría de Cultura. Buenos Aires.

 

* Artículo originalmente publicado en Revista Visa Silvestre 115 – abril junio 2011

Anuncios

5 respuestas a Adolfo Methfessel: un ilustrador de la Argentina

  1. Eduardo M Vadell dice:

    Excelente resumen de Horacio Aguilar que enriquece nuestro haber
    histórico en la buena divulgación de las artes y las ciencias argentinas.
    Muchas felicitaciones.
    Eduardo M. Vadell

  2. mnica dice:

    Necesitaria conectarme con un colecionista de las obras de adolf methfessel mi mail es:ortizmony@hotmail.com. muchas gracias

  3. gabriel329 dice:

    Lamentablemente no tengo todo el tiempo del mundo pero sí, momentos. Esos momentos elegidos tienen su premio cada vez que me doy una vuelta por tu estupendo blog.

    Soy un enamorado de Argentina, de sus paisajes, de su gente y de su naturaleza, este espacio es un verdadero placer para el intelecto.

    La fotografía ha sustituído la presencia de los ilustradores en las expediciones de investigación, pero no hay nada comparable a las ilustraciones – por ejemplo las que hizo la expedición de Darwin, las que realizó Napoleón en Egipto, las de Humboldt….- hechas in situ y ahora las de Methfessel ( a quien no conocíamos ).

    Incluso, podemos anotar en esta – la nuestra – una época de hiperdistribución de cámaras ( no hay teléfono móvil que no disponga de una ) y de profusión como nunca de viajeros, han vuelto los libros de acuarelas, los libros de viaje, pero ILUSTRADOS. No hay nada mas cálido que un buen dibujo, que un buen boceto.

    Seguiré navegando por “Apuntes….”.

  4. laura dice:

    Soy ilustradora científica botánica, y estoy haciendo una tesina, comparando la labor de los ilustradores actuales, con la realizada en el siglo XIX. En especial me interesa Methfessel. Alguien me podría dar más datos de sus obras como ilustrador? Gracias!!!! Laura

  5. Hola, en el Museo de la Plata se encuentran la mayoría de sus cuadros. Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: