Lin – Calel, poema de Eduardo Holmberg (fragmento)

Libro de poema Lin-Calel de E. L. Holmberg

Eduardo Ladislao Holmberg además de haber sido un médico y gran naturalista escribió varios cuentos y ensayos. Entre su producción literaria se destaca un único y largo poema,  Lin-Calél, que consta de más de 7.000 versos. que fue ilustrado por su hijo Eduardo Alejandro. El texto muestra la gran sabiduría y apego a su tierra que tuvo su autor. Se publicó originalmente en 1910, editado por la Masonería Argentina, de la que Holmberg fue activo participante.

El fragmento elegido describe un paisaje típoco del sur de Buenos Aires, que Holmberg recorriera en 1881.

Yamoidá*

En los senderos que los prados cruzan,

y entre las matas de ondulantes cintas,

como un anuncio de la trista noche

lentas las sombras al caer se estiran,

en tanto se hunde el luminar de fuetgo

y al fondo baja de su tumba efímera.

Al pasar por los densos pajoneles

su endecha vesperal canta la brisa,

no sin llevar en su invisible vuelo

un sonido fugaz de las arista,

y así prelúdia el campo sus rumores.

De los Patos silvestres las colonias,

al mudar de laguna, se retiran,

eligiendo en los Juncos y Espadañas

que adornan contorneando las orillas,

el debido reposo de costumbre,

contre el viento reparo, y la guarida

en que se esconden a esquivar prudentes

de alimañas nocturnas la rapiña.

Los Benteveos de azufrado pecho

alertas como siempre en las Brusquilllas,

al llamarse entre sí, lanzan airosos,

al caer de la tarde, su atrevida

canción de guerra, y la mirada en tanto

de inperceptible oscilación, atisba

los tábanos que pasan zumbadores,

las grises mariposas vespertinas,

el verde escarabajo que sus alas

sólo á esa hora en su inquietud confía,

y el Alguacil azul que cierne el vuelo

en las flores que surjen por la orilla.

Con presteza, por todas direcciones,

los Chorlos y Chorlitos se retiran,

agrupándose en ágiles bandadas

que en la tierra se posan repentinas,

poblando el aire con millar de voces

que alegres ruidos de cristan imitan.

Persíguense los Teros con las alas

abiertas y elevadas, ó tendidas,

y el Chajá, remador de las alturas,

pasea, derramando en las campiñas,

las notas resonanntes de su pecho,

y así de extraños la resencia avisa.

Los avestruces que en el césped vagan,

destacando su forma en las gramillas,

el cuello arquean, y al mirar curiosos

desde el pico á los dedos, todo estiran.

Numerosas parejas de Venados

que pasan distantes y tranquilos,

al erguir el tostuz los vivos ojos

un grupo móvia á lo lejos fijan.

Observan agestes moradores

de la Pampa un rumor que los aguita,

y una gran polvareda que endulante

el contorno alza y corre y se aproxima

………………………………….

*Yamoidá: “Se vé la sierra” según anotación del propio Holmberg.

Nuestro agradecimiento a Horacio Reggini por el préstamo bibliográfico.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: