Cristóbal María Hicken: educador y botáanico

Retrato de Cristóbal M. Hicken

“Mi escuela, para las investigaciones científicas, es la de la libertad absoluta, sin reatos ni límites, ni concibo prohibiciónes,  ni sometimientos,  ni censuras de ninguna especie. Busco la interpretación de la naturaleza dentro de ella misma y me son ajenos los factores sentimentales ollamados de conciencia. Y como quiera que no puede existir un culto sin un altar, adoro a la naturaleza ofrendando en el santuario de la patria.”. Cristóbal M. Hichen.

Cristóbal María Hicken, fue uno de los más sobresalientes botánicos de principios del siglo XX. Nació un 1 de enero de 1875 en Buenos Aires. Estudió en el Colegio del Salvador, luego continuó sus estudios universitarios en la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad de Buenos Aires.

En 1898 obtuvo el título de agrimensor y dos años más tarde recibió el diploma de doctor en Ciencias Naturales, basando su tesis en los helechos de la República Argentina.

La pasión por la enseñanza y la difusión de la botánica lo acompañaron toda su vida. Fue nombrado Inspector de Enseñanza Secundaria Normal y Especial en el Secretaría de Instrucción Pública, dictó clases en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Buenos Aires, fue profesor de Física en el Colegio Militar de la Nación y desempeñó funciones dentro del Instituto Superior de Agronomía y Veterinaria. Ejerció la docencia en varios establecimientos educativos como la Escuela Industrial de la Nación, la Escuela Normal de Profesores Mariano Acosta, el Colegio Nacional de Buenos Aires, el Colegio Normal Superior, la Facultad de Ciencias Exactas etc., siendo Director de Estudios Geográficos en el Estado Mayor del Ejército Argentino hasta 1931.

Fue miembro de número de la Academia Nacional de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales. La Escuela de Jardinería, ubicada dentro del predio del Jardín Botánico de Buenos Aires “Carlos Thays”, lleva su nombre en recuerdo a la influencia y el desarrollo de la botánica en la Argentina.

En el año 1910 junto a renombrados naturalistas como Miguel Lillo, Ángel Gallardo, Juan A. Domínguez y Eduardo L. Holmberg y otros, participó de una comisión expresamente formada para elegir a una flor que nos representara y fuera nuestra flor nacional. Aunque aquél primer proyecto no tuvo un dictamen oficial en él se había elegido ya al ceibo y a la pasionaria o mburucuyá como flores representativas de nuestra vegetación autóctona. Recién en el año 1942 se retomó el tema y se designó flor nacional a la flor del ceibo.

Cristóbal M. Hicken, recorrió gran parte de la Argentina participando en diferentes expediciones como botánico recolector. Recordemos al pasar que participó de la expedición de exploración geográfica al Hielo Continental Patagónico junto a Federico Reichert y Lucien Hauman, y que uno de los glaciares de la zona fue bautizado con su nombre.

En su vida elaboró una colección de 150.000 ejemplares vegetales pertenecientes a unas 50.000 especies botánicas diferentes, complementada con una valiosa bibliografía especializada constituida por unos 15.000 títulos.

Los herbarios y los libros propiedad de Hicken constituyeron la base del Instituto de Botánica Darwinion. En 1922 se inició la publicación de la revista “Darwiniana”, que consolidó la difusión de la botánica en todos sus aspectos, inaugurando un provechoso intercambio científico con los más excelsos centros de investigación del país y del extranjero, intercambio que orgullosamente se sigue manteniendo. Años más tarde en 1924, Hicken expresó el deseo de donar al Estado su “Darwinion”, donación que se concretó posteriormente.

A comienzos de la década del `30, Hicken materializó su idea de contruir un edificio en el Barrio Parque Aguirre en San Isidro, pero faltando poco para su terminación falleció un 11 de marzo de 1933.

Concretamente, por decreto 40.581 del 19 de abril de 1934 el gobierno de la Nación aceptó la donación estableciendo además la petición expresa de Hicken en cuanto a que “El Darwinion se destinará exclusivamente a investigaciones científicas relativas a la botánica bajo la dirección y administración de la Academia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales”

Bibliografía

Hicken, C. M. 1923. Evolución de las ciencias en la República Argentina. VII:Los estudios botánicos. Cincuentenario de la Sociedad Científica Argentina. Imprenta y Casa Editora Coni. Buenos Aires.176p.

Reichert, F. 1967. En la cima de las montañas y de la vida. Ac. Nac. de Agronomía y Veterinaria. Buenos Aires. 484pp.

2 respuestas a Cristóbal María Hicken: educador y botáanico

  1. Tatuajes dice:

    Buen articulo !

  2. Pedro López Azcuénaga dice:

    Considerando a tan ilustre profesional, el cual
    tuvo la posibilidad de acceder al ecosistema, y
    realizar clasificaciones y recopilaciones, acerca
    del material vegetal de nuestro ámbito de la
    Pampa húmeda, acelerando el avance de conocimientos
    factibles de ser aprovechados por los estudiantes y
    profesores, quienes quieren saber mas de botánica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: