La expedición de los hermanos Heuland

Una expedición poco conocida*

La Expedición de los hermanos Heuland, que recorrió parte de Perú, Bolivia, Chile y Argentina entre 1795 y 1800. ha pasado casi desapercibida en nuestro país. Un escueto artículo sobre el desarrollo y características generales fue publicado en 1929 por El Padre Agustín Barreiro dentro del Boletín de la Real Sociedad Geográfica de Madrid, Más adelante en el tiempo, el historiador argentino Juan Carlos Arias Divito revisando documentación antigua dentro de los archivos españoles, encontró nuevos datos y documentos. En base a estos hallazgos, publicó algunos artículos sobre el tema en revistas especializadas y en 1978 con la ayuda de la Madre Patria pudo publicar un libro en el que dio a conocer toda la información detallada de aquella expedición. El manuscrito se encuentra actualmente en el Jardín Botánico de Madrid y tiene como título original “Relación histórica y de geografía física, de los viajes hechos en la América Meridional, de orden de S. M. durante los años 1795 y 1796 por D. Cristino y D. Conrado Heuland, ambos comisionados por el Rey nuestro señor a las américas Meridional y Septentrional, con el objeto de hacdr colecciones de mineralogía y conchiliología, para el Real Gabinete de Historia Natural en Madrid”

Entendemos que la travesía de los hermanos Heuland fue una de las últimas empresas que con fines científicos envió la corona española a América, tuvo como propósito principal coleccionar elementos concernientes a la naturaleza física y natural de la región. Las siguientes líneas buscan difundir las principales características de la misma, e insistir con la idea de profundizar en los estudios de este tipo de investigaciones.

Uno de los principales promotores de la expedición fue Francisco Xavier Molina, quién a trevés del Duque de Alcudia entre otras autoridades interesó al entonces director del Real Gabinete de Historia Natural de Madrid José Clavijo Fajardo, la necesidad de incrementar las colecciones para dicho Gabinete. El proyecto comenzó a delinearse en 1793 y tuvo amplia aceptación, reconociendo el propio Clavijo el deterioro de algunos ejemplares como así también la falta de especímenes relacionados con la naturaleza sudamericana.

Por el año 1790 los hermanos Cristiano y Conrado Heuland de nacionalidad alemana se acercan al Gabinete buscando vender en una colección de piedras y minerales, la que les fue adquirida por el gobierno para dicho centro de estudios. Este hecho marca el inicio de las relaciones. Más tarde serán contratados para formar parte de la expedición.

Con fecha 12 de junio de 1795, Cristiano Heuland pasa a ser Comisionado por el Rey por el término de ocho años para comandar el viaje en calidad de Asociado, figurando su hermano con el mismo cargo, además algunas personas más formarían parde del viaje, aunque con el devenir pequeños inconvenientes se modificará el plan.

La expedición tuvo como objetivo prioritario realizar una amplia colección de piedras, minerales, fósiles etc. Luego se le sumaron dentro de las posibilidades, la colecta de especimenes de la flora y fauna de los lugares visitados, ya que un principio todo estaba pensado para que un naturalista (Francisco Xavier Molina) fuera parte de la comisión y se hiciera cargo del acopio de vertebrados e invertebrados (aves, mamíferos, reptiles, insectos) pero diversas actividades inherentes al gabinete retrasaron su llegada al punto de embarque y no pudo ser de la partida..

Los trabajos se efectuaron dentro de un itinerario previsto. Comprendió una amplia región que pasó por Montevideo, Buenos Aires, Córdoba, Mendoza etc.) Chile, Bolivia y finalmente Perú.

Para el viaje se establecieron presisas directivas por cumplir, entre las cuales figuraba que tenía que desarrollarse en un tiempo límite, sin interceder para nada en las labores de los pueblos visitados, el Rey “no quería se hiciera la más leve extorsión a ninguno de sus vasallos. Bajo ningún pretexto debía tomársele cosa alguna contra su voluntad.”. Además debían redactarse diarios de viaje e informes periódicos a manera de catálogos y finalizada la expedición presentar un detallado escrito (como lo hicieron) relatando la historia físico natural de la región.

El Rey les entregó documentos y cartas de recomendación para las autoridades pertinentes, otorgándoles concesiones y “pases” para el rápido envío de los cajones con el material coleccionado y permisos para utilizar armas y como excepción a C. Heuland se le permitió usar uniforme militar. A su vez, para el debido cumplimiento de los quehaceres se firmaron contratos y remitieron copias pertinentes a los Virreyes y Gobernadores.

Una interesante relación de cartas entre Clavijo y el Duque de Alcudia demuestra a las claras la excelencia que se buscaba para la materealización del proyecto . Ellas contienen abundantes registros y referencias sobre la compra de variados elementos, algunos de características específicas, adquiridos en Europa y España, como frascos, drogas, estopas etc. e instrumentos de presición: termómetros, compaces de tierra e instrumental minero de toda clase destacándose un telescopio inglés. La lista además se completó con una interesante nómina de libros de consulta bibliografíca.

La espedición partió el 13 de noviembre de 1794 desde la Coruña y arribó al puerto de Montevideo el 17 de enero de 1795. Luego de algunas recorridas por los alrededores comenzaaron a tomarse datos característicos sobre clima, vientos típicos, lluvias, tempestades etc. Refiriéndose a Buenos Aires escriben “Su clima es el Cielo puro, templado y sano, pero soplando el viento S. O. que llaman Pampero, llueve con abundancia y hay frecuentísimas tempestades con rayos y truenos terribles…”, los informes registran las noticias de las producciones, flora y fauna, animales domésticos y estado de los caminos, deteniéndose especialmente la elaboración de un registro detallado donde figuran todas las postas y distancia en leguas a recorrer entre cada una. “…de Buenos Aires a Mendoza…saliendo de aquella Capital, pasamos en medio de Quintas y Huertas que hay por mucha extensión de campo, entrando luego en la Pampa donde pacen tantos ganados mayores Vacuno y Yeguarizo”. Así a través de una buena cantidad de páginas estos intrépidos heranos dejaron registradas las curiosidades del camino de postas que los condujo por fin a Mendoza.

La calidad de la tierra, los suelos sus rocas y demás objetos mineralógicos tuvieron especial dedicación puesto que para ello básicamente se estableció la expedición. Al decir de Divito la expedición terminó en febrero de 1800, con el envío de una colecta despachada desde Cochabamba a Madrid, donde se adjuntaba un catálogo con una relación.

Muchísimos cajones con muestras geológicas, piedras preciosas, caracoles y conchas fueron enviados al Gabinete de Historia Natural tal como fue preestablecido en las instrucciones. El escrito de los Hermanos Heuland, abarcó además un amplio temario de noticias muy relacionadas con la ecología y descripciones de la naturaleza, demostrando gran sabiduría y erudiccióun. Por si fuera poco, su texto discurre a través de una cuidada prosa que cautiva al lector.

Bibliografía

Arias Divito, J. C. 1978, Expedición científica de los hermanos Heuland. 1795-1800. Ediciones Cultura Hispanica del Centro Iberoamericano de Cooperación. Madrid.154p.

Arias Divito, J. C. 1965 La expedición de los hermanos Heuland en Argentina (1795). En Nordeste Nº 7. Revista de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional del Nordeste. Resistencia, Chaco. p. 141-160.

Arias Divito, J. C. 1967 La preocupación científica en la España del siglo XVIII”. En Cuadernos de Historia de España Nº XLIII – XLIV. Instituto de Historia de España de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Buenos Aires. p. 374 – 384

Furlong, G. S J 1948. Naturalistas Argentinos durante la dominación Hispánica. Cultura Colonial Argentina VII. Editorial Huarpes S.A. Buenos Aires439 pp.

* Artículo original publicado en Vida Silvestre abril-junio de 2010. Aventureros por naturaleza “Los hermanos heulando y una expedición poco conocida pp 56-58.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: