Miguel Lillo, un naturalista por vocación

 

Retrato de Miguel Lillo

Miguel Ignacio Lillo tal su nombre completo, nació en las afueras de la ciudad de Tucumán en 1862, aunque él mismo en notas autobiográficas declaró no saber en realidad si fue en 1862 o 1864, probablemente como fue hijo de madre soltera quisiera esconder de ese modo sus antecedentes. El nombre de Miguel fue impuesto por tradición familiar y el segundo (Ignacio) por haber nacido un 31 de julio conmemoración de San Ignacio de Loyola, aquí también se maneja la posibilidad de que haya nacido realmente un 27 de julio y fuera bautizado días después.

Dentro del seno familiar le sortearon los primeros años de estudiante de manera particular para que se iniciara en las primeras letras, luego por 1873 con 11 años de edad concurrió a un establecimiento de programas oficiales. Más tarde hizo el bachillerato en el Colegio Nacional gracias a una beca que esta casa de estudio le otorgó. Miguel Lillo no continuó con otros estudios, por lo que todo lo que aprendió más tarde durante su vida debe artibuírselo a su constancia de querer superarse, leer y estudiar disciplinadamente casi sin descanso.

Descolló entre las ciencias exactas, físicas y naturales que fueron desde el principio las de su predilección. Su profesor de química y director de la Escuela Normal Federico Schickendantz fue uno de los primeros maestros que tuvo el joven Lillo y seguramente a él deba el amor y la pasión con que luego tomó esta materia a lo largo de su vida. Tal será esta pasión que, cuando el mismo Dr. Schickendantz dejó su cátedra de profesor en 1892, Don Miguel Lillo lo reemplazó en la Dirección de la Oficina Química, cargo que lo mantuvo hasta sus últimos dias alternándolo claro está con otras ocupaciones ya que los viajes relacionados con la naturaleza, la botánica y las lecturas gravitarán enormemente en su vida.

Las excursiones, nace el botánico

El mismo Schickendantz lo puso en contacto con los botánicos Federico Kurtz, Teodoro Stuckert y otros como los hermanos Doering o Hyeronimus, todos profesores en Córdoba. Además lo estimuló a efectuar un viaje por Europa que realizó en 1900, donde conoció varios paises y los principales centros científicos de la época. Aprovechó la ocasión para frecuentar los más importantes museos y teatros, además de contactarse con los excelentes sabios botánicos de ese tiempo.

Poco antes de partir, en 1888, había publicado su primer ensayo sobre la “Flora Tucumana”, sus inquietudes estaban orientadas a profundizar sobre los problemas de clasificación y particularmente mejorar las colecciones y cultivar especies. En ese sentido su “Contribucion al conocimiento de los árboles de la Argentina” publicado en 1910 ha de ser una obra fundamental para los estudios dendrológicos en nuestro país aún hoy consultada.

Lillo también se ocupó con esmero del estudio de la gran familia de las Compuestas, y realizó una exhaustiva revisión de otras como las Asclepiadáceas argentinas y las Acantáceas.

La fitogeografía le llamó mucho la atención. Sus interminables viajes realizados entre 1885 y 1916 le permitieron conocer prácticamente centíetro a centímetro la provincia de Tucumán. Además recorrió gran parte de la República Argentina desde Buenos Aires hacia el norte. Sobresalen sus viajes de reconocimiento naturalístico y botánico a las pronvincias de Córdoba y Santiago del Estero (1885). Región de Cuyo (1890/91). Buenos Aires y Santa Fe (1891 y 1902). Salta (1894). Chile (1895). Además transitó por Formosa Chaco y buena parte de la Mesopotamia, llegando inclusive a recorrer la Isla Martín García. Su interés particular por la distribución de la vegetación en la provincia de Tucumán, lo llevó a concretar criterios fitogeográficos propios y novedosos. De su pluma salió un excelente mapa sobre la distribución de las plantas de dicha provincia.

No nos es posible detenernos en la trayectoria pormenorizada de sus estudios botánicos, muchas especies de plantas fueron clasificadas por él por primera vez. Con humildad supo contactarse con los mejores estudiosos del momento tanto de la Argentina como del extranjero manteniendo una importante correspondencia epistolar con todos ellos.

El zoólogo

Miguel Lillo fue un naturalista completo como era el estilo de aquella poca. En 1897 hizo estudios bastante completos dentro del campo de los ofidios. Un año más tarde el Boletín de la Oficina Química le publica “Enumeración sistemática de los animales útiles o dañinos para la Agricultura” La ornitología tuvo en él a un gran cultor, conoció al Dr. Roberto Dabbene con quién intercambió inforación sobre el tema y trabajando en conjunto en más de una oportunidad. Se destacan sus trabajos “Enumeración sistemática de las aves de la provincia de Tucumán (Anales del Museo Nacional de Buenos Aires,1902). “Fauna Tucumana: Aves (Revista de Letras y Ciencias Sociales, Tucumán, 1905).

En sus largos viajes de recolección y reconocimiento describió algunas especies de aves nuevas en ese momento para la avifauna de Tucumán y con el tiempo reunió la mejor y mayor colección de aves de la provincia. Sus méritos en ese sentido fueron importantes destacándose los aportes dentro de las familias Tinamidae, Furnariidae, Psittacidae ect. La Asoc. Ornit. del Plata (hoy Aves Argentinas) lo nombró socio correspondiente desde su fundación en 1916.

Los científicos no lo han olvidado, por ello muchas especies de animales o plantas han sido bautizadas con su nombre en homemaje a su trayectoria. La lingüistica y la literatura fueron materias que también supo cultivar. Lillo estudió con acierto y esmero algunas lenguas indígenas. Tuvo también la visión de crear una importante biblioteca. Una pintoresca anécdota viene al caso recordar: Cuando regresó de Europa trajo consigo varios cajones repletos de libros, el empleado de la aduana luego de revisar el equipaje de mano muy exiguo por cierto prosiguió con los cajones constatando que contenían papeles y libos, asombrado por la cantidad de material, de similares características preguntó ¿Y dígame señor, para qué trae tantos libros?. La respuesta de Lillo no se hizo esperar mucho… los compré muy baratos!!! Además durante una entrevista en su biblioteca, notando mucho orden en la misma un periodista preguntó a Lillo: ¿Y como hace doctor para conservarlos tan prolijamente?  El sabio contesto brevemente: ¡Los leo, amigo los leo!.

En 1930, poco antes de fallecer, donó todos sus bienes a la Universidad Nacional de Tucumán, con tal donación se constituyó la Fundación Miguel Lillo, inaugurada dos años después de su fallecimiento en 1933.

Tales bienes consistían en un amplio predio con multitud de especies arbóreas, una considerable suma de dinero, la exclusiva biblioteca. Además la colección zoológica y herbario compuesto por más de 20.000 ejemplares con más de 6.000 especies distintas. Esta institución tiene actualmente relavancia internacional y continúa los propósitos anhelados por su mentor fundador.

Mérito a su trayectoria Lillo recibió premios y honores de instituciones científicas del país y del extranjero. En 1914 la Universidad Nacional de La Plata y El Museo de La Plata le otorgaron el título de Doctor Honoris Causa. En 1927 le fue otorgado el premio “Francisco P. Moreno”.

Miguel Lillo falleció en la ciudad de San Miguel de Tucumán dentro de su vivienda el 4 de mayo de 1931, sus biógrafos comentan que hasta en los últimos días de su vida Lillo tenía una libreta debajo de la almohada en la que escribía su diario . Tal fue su afan y perseverancia a lo largo de su vida.

Bibliografía.

Anónimo, 1931. Dr. Miguel Lillo. [Necrológica]. El Hornero. Revista de la Asoc. Ornit. del Plata (Aves Argentinas) Buenos Aires. IV:475p

Torres, A. 1958. Lillo, vida de un sabio. Universidad Nacional de Tucumán. Tucumán 336pp.

Pág web: http://lillo.org.ar

Citar: Aguilar, H. A. 2009. Miguel Lillo, un naturalista por vocación. El Carnotaurus. Boletin del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia – Año X1 – Número 109 – febrero de 2010. p 6-7

9 respuestas a Miguel Lillo, un naturalista por vocación

  1. chiara dice:

    hola:+

    son muy lindos, la biografía eta mb para el cole; pero necesito saber sobre la leche BIO que el la inventó, por casualidad alguien puede ayudarme…?

    dede ya muchas gracias

    ATTE.

  2. luli dice:

    hola:+

    son muy lindos, la biografía eta mb para el cole; pero necesito saber sobre la leche BIO que el la inventó, por casualidad alguien puede ayudarme…?

    dede ya muchas gracias

    ATTE.+

  3. luli dice:

    soy luly jiji

  4. luli dice:

    jejejeje

  5. luli dice:

    jojo……..:

    saben q “papá noel” no existe?

  6. luli dice:

    enrealidad si existe .)

  7. marila dice:

    Sorprende la ignorancia de quienes consultan vinculando al sabio Lillo con la leche bio,esto demuestra la pobre formacion(no se poner los acentos)que se exige a nuestros estudiantes.Falla del maestro o del sistema que no premia el esfuerzo del buen estudiannte y lo iguala con qienes van a ocupar un lugar nada mas.Miguel Lillo nuestro sabio no figura en los diccionarios ni enciclopedias como la Hispanica(version en castellano de la Britanica)por ej.Que pasa, a que se debe esto? El dr Olivier bien gracias

  8. Jorge dice:

    Felicitaciones por los artículos sobre Ciencias Naturales y Biografias de naturalistas. Es un gran aporte a la divulgación científica destinada a nuestros jovenes que están en plena formación.-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: