Arsenio Isabelle: crónica sobre el museo argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia

Escalera S.D

Escalera histórica todavía existente en el Convento de Santo Domingo.

El viajero naturalista

Arsenio Isabelle nació en Le Havre, Francia, en 1795. Desde temprana edad viajó por diferentes paises europeos. En las primeras hojas de su afamado libro, él mismo le confiesa a un Dr. amigo (más tarde serán los lectores), “…he sentido siempre una atracción irresistible por los viajes… y tenga en cuenta, además, que soy extremadamente curioso…”.

Enseguida nos ocuparemos de su obra literaria, mientras digamos que se destacó en varias disciplinas, fue funcionario de su país y diplomático. Desempeñó diversas tareas como profesor de latín, contador, comerciante y periodista. Se lo considera un viajero naturalista debido a que su obra contiene abundantes noticias relacionadas con la historia natural y la descripción pintoresca de los lugares visitados, demostrando en todo momento especial interés por la colección y recolección de productos naturales con destino museológico.

Isabelle poseía una basta cultura científica y literaria, sabemos por su pluma que entre sus libros de cabecera no faltaron los clasicos de la época como Aristóteles, Balzac, Chateaubriand, etc. Además según sus propias palabras “…también me había provisto de las mejores obras de historia natural y de otros libros de consulta no menos útiles”, es decir Alexander von Humboldt, Francisco Charlevoix, Felix de Azara, Alcides D´Orbigny y otros.

Pasados los treinta años de edad sintió la necesidad de alejarse de su país para probar suerte como comerciante en el Río de la Plata. En realidad fue una buena excusa para ausentarse de Francia, ya que no estaba de acuerdo con las reformas polícicas que se estaban produciendo.

Llegó a la región del Plata en 1830. Con la idea de hacer dinero, se asoció a un connacional e instaló en Buenos Aires una fábrica de jabón. Entre tanto organizaba excursiones por la zona en busca de material para coleccionar. El momento histórico por el que transitaba Argentina no le permitió afincarse como comerciante, en poco más de tres años perdió una gran fortuna.

Su primitivo itinerario que abarcaba toda la región pampeana pasando por Córdoba, Mendoza, San Luis etc. fue sensiblemente modificado por razones presupuestarias, debiendo  cambiar el original recorrido por el de la zona litoral de Argentina, Uruguay y sur de Brasil.

De vuelta a su país, alrededor de 1845/35 escribió su conocido libro que tituló Voyage à Buénos Ayres et à Porto Alegre, par la Banda Oriental (1835), traducido al castellano recién en 1943.

Años más tarde, en 1837, Isabelle volvió a Uruguay como cónsul francés y visitó Paraguay, desempeñandose también como periodista.

Arsenio Isabelle, en sus viajes por América supo vincularse con los mejores naturalistas regionales. Fue recibido en San Leopoldo (Brasil) por el Dr. Juan Daniel Hillebrand, médico orientado a las ciencias naturales. También se entrevistó o carteó con el botánico Aimé Bompland que se encontraba preso en Paraguay por el dictador Francia. En ese orden de cosas participó en una de las primeras excursiónes científicas realizadas por el Museo Nacional de Historia Natural de Uruguay, (Arroyo del Pedernal 1837) junto con Bernardo Prudencio Berro Larrañaga, tio de Dámaso Larrañaga. Además con otro gran naturalista del país vecino, Teodoro Miguel Vilardebó publicó una de las primeras descripciones del gliptodonte en uruguay y herborizó algunos vegetales, que todavía se conservan en el Museo de Montevideo.

Su obra literaria contiene interesantísimos elementos históricos de Buenos Aires y sus alrededores, además de datos etnográficos, en sus páginas hay detalladas descripciones de los antiguos conventillos, teatros y lugares de esparcimiento. El interés por las ciencias naturales está bien claro, “queriendo hacer una colección completa de los productos naturales de todas las regiones que recorrería, me había provisto de armas excelentes…” que completó con frascos, drogas, estopa para rellenar animales, una prensa especial para herborizar y algunos elementos de medición específicos.

Su paso por el museo público

Un cronista de la talla de Arsenio Isabelle, no podía perderse una visita al museo público. Por su interés copiaremos un párrafo textual de su libro “…la iglesia de Santo Domingo(foto) dependía de un convento de dominicos, suprimido por Rivadavia. Ese legislador ha logrado más provecho del convento destinando la planta baja a cursos de química y física y los altos a un museo de historia natural. La fundación de este establecimiento data de 1826. El museo no es, todavía, más que un gabinete de curiosidad, pero no deja de ofrecer, sin embargo, algún interés científico, al mismo tiempo que es un verdadero adorno para la ciudad. Ha sido inaugurado con una colección bastante hermosa de minerales, de piezas de anatomía, de instruentos de física y otros objetos comprados en Francia. Ha aumentado luego, por los cuidados de su conservador*, con gran número de animales y diversas piezas de geología. Se podría dictar un curso completo de historia natural con los materiales que hay en el gabinete, ya se cuentan alrededor de mil quinientas muestras de mineralogía y geología; más de ochocientas pertenecientes a las principales divisiones del reino animal, sin incluir un número bastante grande de inserctos. Esntre los objetos de curiosidad se destacan una cota de mallas y un enorme sable recientemente tomado a un cacique indio, objetos estos que habían pertenecido a uno de los jefes españoles de la conquista. D´Orbigny enriqueció también el museo con varios objetos muy interesantes en ocasión de su estadía en Buenos Aires. Por último, además de los instruentos de física experimental que son muy hermosos y que se usaban durante los cursos que se realizan bisemanalmente, se nota también una colección de medallas antiguas y modernas que primero se habían donado a la biblioteca pero que luego se consideró prudente confiar a la guardia del conservador extranjero del museo. El público tiene entrada libre los martes, jueves y días de fiesta, de once a doce. La escalera por la cual se sube a la galería es considerada una de las maravillas de la ciudad argentina…(foto)

*El mismo Isabelle deja anotado a pié de página que Cadmio Ferraris era “…el encargado de ese gabinete desde su fundación hasta hoy día y ha adquirido justos títulos a la estimación pública por el celo que ha puesto en la conservación y aumento de los objetos indigenas o extranjeros, a pesar del abandono en que el gobierno ha dejado a este establecimiento en estos últimosaños. Con la ayuda del preparador que yo había traído, Ferraris ha podido renovar muchos animales, mal montados al principio, y darle otro aspecto a este pequeño museo, del que se podrían lograr mejores resultados”.

La lectura del libro de Isabelle permite conocer el nombre de ese preparador que sólo tenía como sueldo la mantensión diaria y algunas pieles duplicadas de los ejemplares obtenidos, se trató de Eugenio Bamblín o Gamblin como aparece en una reciente edición, apodado “Sansón”, hijo de un renombrado taxidermista francés.

En síntesis la obra brinda un excelente panorama histórico y naturalístico de nuestro país, Uruguay y sur de Brasil. Sus páginas desbordan de noticias referentes a la colecta de esecímenes de aves mamíferos insectos, minerales y plantas en general. Arsène o Arsenio Isabelle falleció en El Havre, ciudad donde nació en 1879.

Bibliografía

Isabelle, A. 2001. Viaje a la Argentina, Uruguay y Brasil (1830-1834). Emecé. 319pp.

Lascano González, A. 1980. El museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires, su historia. Ministerio de Cultura y Educación Secretaría de Estado de Cultura. Editoriales Culturales Argentinas. 139 p.

Citar: Aguilar, H. A. 2009. Arsenio Isabelle y su crónica sobre el museo El Carnotaurus. Boletin del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia – Año X – Número 107 – noviembre de 2009. p 6-7

Archivos relacionados: Sobre la vida de Bompland.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: