Una semblanza biográfica de Carlos Berg

Pasen señores y vean …:

Berg Carlos 1843-1902Carlos Berg fue el segundo director que tuvo nuestro museo, ni más ni menos asumió la responsabilidad de continuar la labor que había comenzado Carlos Conrado Germán Burmeister en 1862, quién lo había convocado para trabajar a su lado, en el Museo Público de esta capital.

Carlos Berg había nacido en Tuckum, Rusia, un 2 de abril de 1843, desde joven fue un gran amante de la naturalza. Estudió dentro de la Sociedad de Naturalistas de Riga, ocupando luego cargos directivos a muy poca edad (22 o 25 años). Comprometido con la enseñanza y el estudio, en 1871 se hizo cargo de las cátedras de Historia Natural y de Química en la Escuela Técnica Preparatoria del Politécnico Báltico de Riga.

En Buenos Aires y Uruguay

Llegó a Buenos Aires en junio de 1873 y ocupó el puesto de Inspector de Museo, cargo que recientemente había creado Burmeister para emplearlo. Además tuvo a su cargo la enseñanza de zoología y/o de botánica dentro de la Academia Nacional de Ciencias de Córdoba, el Colegio Nacional de Buenos Aires etc. y la Universidad de Buenos Aires lo designó primer profesor de zoología el 13 de marzo de 1876.

También fue un naturalista viajero. Participó junto a otros eminentes naturalistas extranjeros y nacionales de la época en varias campañas hechas al interior del país, principalmente a la Patagonia, sur de Buenos Aires (Tandil), Córdoba y Catamarca, Corrientes y Misiones, San Luis, Mendoza y Chile, todas ellas entre 1874 y 1880 aproximadamente.

En 1890, el gobierno de Uruguay, lo convenció para que se hiciera cargo del Museo de Historia Natural de Montevideo, Berg, tomó el cargo en Julio de ese año, aunque el museo abriró nuevamente sus puertas a partir de setiembre de 1891. Su actuación en el vecino país fue efímara, ya que en 1892 tuvo que regresar requerido por Burmeister que lo nombró su sucesor.

Por expresas indicaciones que el sabio alemán había dejado antes de morir, Carlos Berg fue nombrado director del Museo Nacional de Buenos Aires, mediante un decreto del Poder Ejecutivo del 18 de abril de 1892.

Las mejoras atraen al público

La legada del nuevo director le dio un nuevo enfóque al museo. Buscó agrandar los salones e iluminarlos adecuadamente mejorando con ello las condiciones generales de higiene tanto para las colecciones como para el público en general. Instrumentó un plan de visitas guiadas dentro de las cuales hasta él atendía personalmente. Invitó a científicos, estudiosos o instituciones a ver las nuevas instalaciones,  muchas de las cuales quedaron deslumbradas con los cambios.

Durante su mandato se crearon las las secciones de Ictiología, Anfibios y Herpetología, la biblioteca incorporó nuevos títulos, algunos mediante canje. Se continuó con la publicación de los Anales y se creó la revista Comunicaciones del Museo Nacional de Buenos Aires.

Carlos Berg sistematizó las colecciones, organizó el intercambio desalentó la caza indiscriminada e innecesaria de especies, formó especialistas (Ángel Gallardo fue el más conocido), cambió la modalidad de la preparación de pieles, dividiendo el material en para estudio  y para exibición, mostró nidos y huevos de aves, etc

Como divulgador de la ciencia dio conferencias en cuanto lugar se lo invitaba ha hacerlo, además dejó escribió alrededor de 200, publicados en las más prestigiosas revistas científicas (Boletín de la Academia Nacional de Ciencias Exactas de Córdoba, Anales de la  Soc. Cient. Arg, Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, Comunicaciones del Museo Nacional de Buenos Aires, y otras del extranjero como Annales de la Societé Entomologiqeu de France, Paris, Deutsche Entomologische Zeitscrift, Berlin, Bulletin de la Societé Impériale des Naturalistes de Moscou, etc.

Si bien su especialidad fue la entomología aparecen en su listado bibliográfico excelentes trabajos sobre: batracios, peces, distribución de plantas europeas en Argentina o Uruguay e infinidad de estudios sistemáticos sobre insectos y mariposas colectados en las campañas científicas anteriormente citadas. etc.

Carlos Berg falleció en enero de 1902. Fue sin duda, un hombre muy querido y respetado dentro del círculo de personalidades de ciencia del momento, Eduardo L. Holmberg, hace referencia a él en libro “El joven coleccioneista”, y Joaquín V. González prácticamente le dedicó una fábula que tituló “El escuerzo y el gato del museo”. También, en homenaje a quién fuera director del Museo, en su cepelio pronunció las siguientes palabras de despedida “El Museo Nacional, bajo la influencia de su espíritu, dejó de ser un huerto reservado, para transformarse en una fuente generosa de cultura pública, por las visitas frecuentes, por las sabias, sencillas y personales explicaciones de su incansable director y por la continua publicidad de sus investigaciones.”

Bibliografía y referencias

Camacho. H.H, 1971. Las Ciencias Naturales en la Universidad de Buenos Aires. Estudio Histórico. Colección Temas, Editorial Universitaria de Buenos Aires. Buenos Aires, Argentina.

Gallardo, A., 1902. El doctor Carlos Berg. Anales de la Sociedad Científica Argentina, 53: 97-125. Buenos Aires, Argentina.

Gallardo, A., 1902. Carlos Berg. Reseña biográfica. Anales del Museo Nacional de Buenos Aires, 7: IX-XL. Buenos Aires, Argentina.

Lascano González, A., 1980. El Museo de Ciencias Naturales de Buenos Aires. Ediciones Culturales Argentinas. pp. 1-139. Buenos Aires, Argentina.

Steullett A.B. y E.A. Deautier, 1935. Catálogo Sistemático de las Aves de la República Argentina. Obra del Cincuentenario del Museo de La Plata, tomo I, fascículo 1, pp.93-94. La Plata, Provincia de Buenos Aires, Argentina.

En la web:

www.planetariogalilei.com.ar/ameghino/biografias/berg.htm

www.fundacionazara.org.ar/Artic/Divulgacion/Biografia_carlos_berg.htm

www.culturaapicola.com.ar/wiki/index.php/C%C3%A1rlos_Berg#Libro_del_autor_relacionado_con_las_abejas

Citar: Aguilar, H. A. 2009. Carlos Berg: pasen sñores y vean … El Carnotaurus. Boletin del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia – Año X – Número 104 – Junio de 2009. p 6-7

Una respuesta a Una semblanza biográfica de Carlos Berg

  1. Irma Alonso dice:

    Bueno pero mala ortografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: