José Cardiel S. J., el apóstol caminante

Cardiel

Reconstrucción Capilla Ntra. Señora del Pilar, en Laguna de los Padres, en cercanías de Mar del Plata. Foto archivo Biblionatura.

José Cardiel nació en marzo de 1704 en La Guardia, ciudad que compone las provincias Vascongadas dentro de España. Allí cursó filosofía y teolgía, siendo sacerdote sin haber hecho su profesión desidió trasladarse a las misiones Paraguay. Llegó a Buenos Aires en 1729 y terminó sus estudios dentro de los ámbitos académicos de la provincia de Córdoba.

Fue casi con seguridad el jesuita que mejor conoció nuestro territorio, recorriendo en sus trabajos apostólicos vastas regiones que van desde el Guairá, al norte de Asunción hasta las reducciones del sur bonaerense, que en su época eran el límite autral de las misiones jesuiticas.

Durante varios años a partir de 1731 actuó como párroco dentro de las reducciones de indios Guaraníes como Santiago Apóstol, San Cosme y Damián, San Ingnacio etc. Transcurría el año 1743, el padre Cardiel se encontraba en Corrientes, fue llamado por sus superiores para reforzar presencia religiosa dentro de las misiones recientemente fundadas de indios Abipones y Mocobíes de Santa Fe y Chaco. En un gran carretón rústico con techo de lona, que incluía un altar portátil, unos cuantos caballos, bueyes y comida para algunos meses salió el Padre José Cardiel a buscar almas que confesar, e infieles que convertir. De esta manera se consolidaron las reducciones de San Javier en la provincia de Santa Fé y San Gerónimo (Reconquista) dentro de la provincia del Chaco. Enseguida sus amigos y compañeros de religión Florián Paucke y Martín Dobrizhoffer se ocuparon muy eficazmente de hacerlas florecer tan pródigamente.

Ramón Termeyer, otro jesuita que también actuó en San Javier y San Pedro, quién a la sazón se dedicó a la entomología recuerda (ya en el exilio italiano) que el Padre Cardiel era un gran observador de los tres reinos de la naturaleza, siendo muy aficionado a las ciencias naturales, las matemáticas y la física sin olvidar la lingüística guaraní.

El mismo Cardiel se referirá en una carta que por orden Real a partir de 1745 debió hacer un viaje a los mares del sur. Efectivamente, por orden de la Corte de España, los Padres José Quiroga, José Cardiel y Matías Strobel de la Compañía de Jesús, emprendieron un viaje, cuyo objetivo fue el reconocimiento de la costa atlantica al sur de la provincia de Buenos Aires. En la Fragata San Antonio se embarcaron ochenta hombres en total, navegaron lo más cercano posible a las costas hasta la Bahía de San Julián. Aunque no fue lo suficientemente próspero debido a las inclemencias del tiempo, la falta de agua y lugares propicios para crear un puerto seguro, este viaje representó grandes adelantos cartográficos y observaciones fidelignas de la topografía de nuestras playas como así también datos de interés de la fauna y flora de los lugares recorridos aunque fuera someramente.

El viaje fue publicado en primer término por Francisco Charlevoix en castellano en 1757. Enseguida Pedro Lozano dio a conocer una relación bastante parecida con las observaciones de los propios autores. Esta versión es la que más tarde publicó Pedro D´Angelis dentro de su obra en 1836. También los mismos Quiroga y Cardiel relataron por separado las peripecias del viaje, esto explica las sutiles diferencias que se pueden encontrar al cotejar otras versiones del mismo viaje.

El viaje que acabamos de nombrar se entrelaza en tiempo y lugar con las acciones que los jesuitas tuvieron en el sur de la provincia de Buenos Aires, concretamente con las reducciones de Ntra. Señora de la Concepción, del Pilar y Desamparados. En ellas también participó Cardiel, Strobel y Falkner (Ver Carnotaurus Nº 98).

Como no podía ser de otra manera, al regreso de su aventura por mar, nuestro biografiado realizó varias incursiones por tierra a las denominadas misiones Pampas, tanto para abastecerlas de víveres como para reconocer los caminos entre ellas. El más fructífero y arriesgado es el que realizó al Río de los Sauces (Río Negro). Diversos testimonios demuestran el temple que tenía Cardiel a la hora de  materealizar sus ideales, Don José Andonaegui quién era el gobernador de Buenos Aires por entonces, se refiere en estos términos a nuestro biografiado “…el Padre Josef Cardiel ha salido de esta ciudad [de Buenos Aires en 1748] en prosecución de su celoso anhelo de reconocer por tierra la desembocadura del Río de los Sauces al Mar, que está en la costa del sur, lo que no pudo ejecutar por los vientos contarios cuando fue en la fragata Sn. Antonio,…”

El dr. Félix Outes en 1930 se ocupó profunda y minuciosamente de analizar este viaje  opinando que “el texto que me propongo analizar y criticar es claro, presiso y circuntanciado; nada escapa, absolutamente nada, a la observación perpicaz y cabal del misionero”. Como naturalistas sólo podemos agregar que en ese texto de Cardiel figuran amenas descripciones de las increíbles manadas de caballos salvejes que los indios cazaban para alimentarse. También se refiere a los originarios talares, recorridos por ñandúes, ciervos, tigres y tantos otros animales autóctonos que todavía eran comunes entre las frondas. El recorrido de vuelta se concreta por la costa, desde el Cabo Corrientes hasta los los famosos cangrejales del Tuyú, por lo que las observaciones de la naturaleza serán de una riqueza excepcional, dando a conocer con lujo de detalle algunas loreras situadas en los acantilados marplatenses, describiendo toninas, caracoles y algunas plantas.

El padre Cardiel fue también cartógrafo, conociéndose de su puño algunas piezas. entre ellas un mapa del Gran Chaco. Según Félix Outes “…de cuanto vio y supo en sus viajes nos dejó relaciones y cartas geográficas, unas y otras de tanto valor…”.

Las siguientes actividades de Cardiel quedan difusas entre distintas misiones de Guaraníes, Abipones y Charruas del norte Argentino. En 1762 desde Apóstoles Misiones, escribió alguna misiva quejándose de su salud, expresando que de tanto caminar en tierras desoladas sin lugar para descansar debidamente ni tener agua potable, su cuerpo se ha resentido mucho.

En 1767/68 recibió la órden de expulsión, fue trasladado en la fragata “El Diamante” a Cádiz, luego llegó a Faenza donde desarrolló una actividad moderada de consultor, escritor y cartógrafo. Por testimonio de otros misioneros sabemos que Cardiel no se recuperó de los achaques que podemos intuir de reuma. En una misiva, no sabemos si fue la última anotó:  “Mucho he tardado en terminar esta carta. El escribir, el leer y el estudiar me fatigan grandemente aunque no tanto como el tener que hacer cosas materiales…ya estoy en los 81 años o más bien en los 82. Ya se avecina el día de mi desaparición, ya he recorrido el camino de la vida, ya he peleado la batalla de este mundo…”. José Cardiel falleció en Faenza en 1782.

Citar: Aguilar, H. A. 2009. José Cardiel, el apóstol caminante. El Carnotaurus. Boletin del Museo Argentino de Ciencias Naturales Bernardino Rivadavia – Año X – Número 102 – Abril de 2009. p 8-9

Bibliografía

Cardiel, J. S.J. 1994. Breve relación de las Misiones del Paraguay. Secretaría de Cultura de la Nación en coproducción con Ediciones Theoría. Colección Identidad Nacional. Buenos Aires.

Furlong, G. SJ 1948. Naturalistas Argentinos durante la dominación Hispánica. Cultura Colonial Argentina VII. Editorial Huarpes S.A. Buenos Aires.

Furlong, G. SJ 1953. José Cardiel, SJ y su Carta – Relación (1747) Escritores Coloniales Rioplatenses II. Librería del Plata S.R.L. Buenos Aires.

Lozano, P. 1970. Diario de un viaje a la costa de la Mar Magallánica en 1745 [De Angelis edit.]. Colección de obras y documentos relativos a la historia antigua y moderna de las provincias del Río de la Plata. Editorial Plus Ultra. Buenos Aires. T: III.

Lozano, P. 1989. Descripción corográfica del Gran Chaco Gualamba. Universidad Nacional de Tucumán. San Miguel de Tucumán.

Outes, F. 1930. [José Cardiel] Diario del viaje y misión al Río del Sauce realizado en 1748 por el R. P. José Cardiel S.J. Publicaciones del Instituto de Investigaciones Geográficas de la facultad de Filosofía y Letras. Imprenta y Casa Editora Coni. Serie A. Memorias originales y documentos Nº 13 Buenos Aires. 317p.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: