José Manuel Paramás: Diario del destierro (Parte II final)

Col San CarlosVer anterior: El diario prosigue con el título de “Descripción de las tres provincias del Paraguay, La Plata y Tucumán”, presentado un texto descriptivo entre los párrafos 77 al 107. Ésta será la parte más interesante desde el punto de vista de las ciencias naturales ya que aquí describirá el misionero varias especies de mamíferos, aves, reptiles, insectos y también algunas plantas y árboles.

Al yaguareté1, que denomina tigre a secas, tilda de crueles y nocivos, mucho más si se llegan a cebar con carne humana “… asaltan al hombre y le sacan de las carretas y del caballo, y cuando yerran este golpe, quitan al caballo todo el lomo.”

Respecto del puma2,león para él, dirá que “… es tan tímido que cualquier perro lo hace huir.

Al oso hormiguero3 lo describirá como animal pequeño que “… no tiene boca sino un agujero redondo por donde sacan la lengua larga y delgada. Para mantenerse van a hormigueros (que son diformes) y entra la lengua por los agujeros y en sintiéndola cargada de hormigas, la retira y se las come; por esto tiene el nombre de oso hormiguero. Pelea con el tigre, y aunque éste es tan bravo y él tan tímido, lo vence y mata; pues le espera tendido en el suelo boca arriba y abiertas las manos; acomete el tigre, y al abalanzarse a él, le abre el oso el vientre de arriba abajo con las dos uñas que tiene muy afiladas y le quita la vida”.

Escribirá sobre las vacas, bueyes, caballos, mulas y burros, quedando admirado por su abundancia y poco valor respecto a Europa.

Sobre el guanaco4, anotó que “…es muy semejante a los gamos en la ligereza y color, en grandor como un potrillo pequeño, Habita en las montañas y por lo común huye de la gente, más cogido se domestica fácilmente. En su vientre se halla la célebre piedra bezoar tan estimada; son muy mansos y la única demostración que hacen cuando se los persiguen es escupir. Salen a las cimas de las montañas cuando sienten pasar gente por los valles, y en descubriendo las gentes hacen ruido con un relincho bien desapacible. De ellos cuentan que para descargar el vientre se juntan muchos y van a un determinado lugar…”

Del zorrino5 recordará que es “… animal hermoso; su color blanco y negro; su grandor como un gatito; el hocico como de puerco espín y la cola de zorra. No tienen enemigo alguno, porque cuando se ve perseguido arroja un humor tan pestilente que no se puede sufrir, y si llega a caer en la ropa conserva por mucho tiempo el olor. Son de buen gusto…”

Dentro de la obra de Peramás habrá también descripciones sobre la vizcacha6, cuis7, comadreja8, quirquincho9, mulita10, jabalí11, ciervo que llama corzo12 y tapir13 entre otras especies.

Respecto a las aves recordará que “… son tantas que para hablar de todas fuera menester un gran volumen…”

Describe de manera confusa algunos loros, guacamayos y catitas14 sin aportar detalles que permitan una identificación específica, además de cardenales15 etc. Ya en otros párrafos, escribe sobre horneros16, monjitas17, carpinteros18, y tijeretas19. De los cuales anotará que “… los albañiles, cuyo nombre toman del modo con que fabrican sus nidos, los cuales hacen de barro en las ramas de los árboles y en las paredes. Tienen por adentro la figura de un caracol y tan bien fabricados como los pudiera hacer el más diestro artífice. Los carpinteros, llamados así por el nido que labran en los troncos con el pico que tienen muy duro, largo y puntiagudo. El pájaro monja es muy hermoso y toma el nombre por la cabecita negra y blanco del cuerpo El viudo, muy parecido al canario, anda siempre solo. Las tijeretas, también hermosas, son blancas y tienen la cola partida en forma de tijeras, de lo que toman el nombre. Otros pájaros hay de color rojo, que fabrican sus nidos en las casas…”

No faltarán descripciones referentes al picaflor20 del que dirá, “… que es tan pequeño, que algunos parecen en el aire unas mariposas: susténtense del jugo de de las flores el cual toma revoloteando sin pararse nada… se han enviado algunos a España embalsamados dentro de las cartas”.

Otras especies tratadas serán el ñandú21, avestruz22, cóndor23, jotes24, y el carancho25. Como es de suponer le llama la atención el tucán26 con su enorme pico. “… a la vista es tan grande como una gallina, más pelada tiene a quedar como un pollito chico por ser todo pluma. Su color negro muy subido, el pico blanco y negro, la parte superior algo corva y la inferior llana y que encaja en la de arriba, y todo él tan grande que es mayor su pico que el cuerpo todo…”

Al hablar de las comidas hará referencia a las perdices27 reseñando brevemente la abundancia de las mismas en los alrededores de Buenos Aires y como cazarlas.

La botánica quedará representada con descripciones de especies como piquillín28, mistol29, chañar30, chirimoyas31, algunas cañas32, mamón33 etc. Y Bajo el subtítulo de maderas describe al lapacho34, cedro35, jacarandá36, petiribi37, y palmeras como caranday38. La yerba mate39 tiene un párrafo especial haciendo referencia a como la tomaban por los guaraníes.

Datos interesantes para los naturalistas serán las descripciones de los ríos Paraguay, Pilcomayo, Uruguay y otros de menor caudal como así también algunas consideraciones sobre los vientos dominantes de la zona y advertencias sobre las precauciones que deben tomarse para no tener desafortunados encuentros con el temido yacaré40 al navegar el Paraná en “… el que se encuentran muchos caimanes y cocodrilos que aquí se llaman yacaré.”

También hay párrafos dedicados a las armas, lazo y bola, y la manera de usarlos. Flechas y modo de cazar tigres. Es interesante destacar este apartado ya que aquí Peramás describe tres formas o maneras de cazar yaguaretés.

Al describir la manera de cruzar los ríos, el misionero recordará las penurias sufridas por los mosquitos41, piques42, pulgas y vinchucas43 sin olvidar otros insectos como escarabajos44 de gran tamaño y luciérnagas45.

También dentro de la obra hará una escueta descripción sobre la provincia de Misiones y el Gran Chaco, sus reducciones, distintas lenguas, habitantes etc.

El diario concluye con algunas consideraciones referentes al viaje de expulsión y relaciones de cómo prosiguió su vida en Europa.

Referencias a las especies numeradas en el texto:

Especies citadas en el texto
1) yaguareté, Leo onca

2) puma, Puma concolor

3) oso hormiguero, Mymercophaga tridactyla

4) guanaco, Lama guanicoe

5) zorrino, Conepatus chinga

6) vizcacha, Lagostomus maximus

7 cuis, Cavia sp.

8 comadreja, Didelphys alviventris

9 quirquincho, Tolypeutes mataco

10 mulita, Dacypus septencinctus

11 jabalí, = Pecarí, Tayassu pecari

12 corzo, Fam. Cervidae

13 tapir, Tapirus terrestris

14 Loros, Guacamayos y Catitas = Fam.Psittácidae

15 cardenal, Paroaria coronata

16 hornero, Furnarius rufus

17 monjitas, Xolmis irupero

18 carpintero, Fam. Picidae

19 tijereta, Tyrannus savana

20 picaflor, Fam. Trochilidae

21 ñandú, Rhea americana

22 avestruz, Strhutio camelus

23 cóndor, Vultur gryphus

24 jotes, Fam Cathartidae = Cathartesaura / Coragyps atratus.

25 carancho, Polyborus plancus

26 tucán, Ramphastos toco

27 perdiz, = inambú, Nothura maculosa

28 piquillín. Condalia sp.

29 mistol, Zizyphus misol

30 chañar, Geoffroea decorticans

31 chirimoyas, Condalia buxiflora

32 cañas,

33 mamón, Caroca papaya

34 lapacho, Tabebuia sp.

35 cedro, Cedrela sp.

36 jacarandá, Jacarandá mimosifolia

37 petiribi, Cordiata trichocoma

38 caranday, Thrithinax campestris

39 yerba mate, Ilex paraguayensis

40 yacaré, Caimán sp.

41 mosquito, Insecto

42 pique, Insecto

43 pulgas, Insecto

44 vinchucas, Insecto

45 luciérnagas, Insecto

Citas bibliográficas: Vienen de la nota anterior

(1) Sainz Ollero, H., et al. 1989. José Sánchez Labrador y los naturalistas jesuitas del Río de la Plata. Monografías de la Dirección General de Medio Ambiente. Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo. Madrid. 337p.

(2) Furlong, G. S. J. 1952. José Manuel Peramás y su Diario del Destierro (1768) Escritores Coloniales Rioplatenses I. Librería del Plata S. R. L. Buenos Aires. 228p.

Artículo original: Aguilar, H. A. 2009. De viuditas, monjitas horneros y otras jerbas. Aves Argentinas. Revista de Naturaleza y Conservación. Buenos Aires. Nº 25/ junio de 2009. 29-31 p.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: