Rafael Obligado: Poesía sobre el seibo

Rafael obligado 1851- 1920. Destacado escritor. Uno de los fundadores de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Pasó su infancia cerca del río Paraná. Tanto el río como el paisaje lo que motivaron a escribir varias poesías. Su obra cumbre fue “El Santos Vega” que originariamente compuso dentro de su libro “Poesías” aparecio en 1885. “El seibo” pertenece a ese libro. Obligado fallece en Mendoza, un 8 de marzo.

El seibo

Yo tengo mis recuerdos asidos a tus hojas,

yo te amo como se ama la sombra del hogar,

risueño compañero del alba de mi vida,

seíbo esplendoroso del regio Paraná.

Las horas del estío pasadas a tu sombra,

pendiente de tus brazos mi hamaca guaraní,

eternas vibraciones dejaron en mi pecho,

tesoro de armonías que llevo al porvenir.

Y muchas veces, muchas, mi frente enardecida,

tostada por el rayo del sol meridional,

brumosa con la niebla de luz del pensamiento,

buscó bajo tu copa frescura y soledad.

Allí, bajo las ramas nerviosas y apartadas,

teniendo por doseles tus flores de carmín,

también su hogar aéreo suspenden los boyeros,

columpio predilecto del céfiro feliz.

Se arrojan en tus brazos, pidiéndoles apoyo,

mil suertes de lanas de múltiple color;

y abriendo victorioso tus flores carmesíes,

guirnalda de las islas, coronas su mansión.

Recuerdo aquellas ondas azules y risueñas

que en torno repetían las glorias de tu sien,

y aquellas que el pampero, sonoras y tendidas,

lanzaba cual un manto de espumas a tu pie.

Evoco aquellas tardes doradas y tranquilas,

cargadas de perfumes, de cantos y de amor,

en que los vagos sueños que duermen en el alma

despiertan en las notas de blanda vibración.

Entonces los rumores que viven en tus hojas,

confunden con las olas su música fugaz,

y se oyen de las aves los vuelos y los roces,

vagando entre las cintas del verde totoral.

¡Momentos deliciosos de olvido, de esperanza!

¡Destellos que iluminan la hermosa juventud!

¡Aquí es donde se sueña la virgen prometida

y es lumbre de sus ojos la ráfaga de luz!

Amigo de la infancia, te pido de rodillas

que el día en que a mi amada la sirvas de dosel,

me des una flor tuya, la flor mejor abierta,

para ceñir con ella la nieve de su sien.

¡Que nunca Dios me niegue tu sombra bienhechora,

seíbo de mis islas, señor del Paraná!

¡Que pueda con mis versos dejar contigo el alma

viviendo de tu vida, gozando de tu paz!

¡Ah! ¡Cuando nada reste de tu cantor y seas

su solo monumento, su pompa funeral,

yo sé que en la corteza de tu musgoso tronco

alguna mano amiga mi nombre ha de grabar!


Archivos relacionados

El seibo, Erythrina crista-galli: flor nacional de Argentina y Uruguay.

Pedro Montenegro materia medica misionera: El caso del seibo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: