Historia Natural del “Gran Chaco” (I)

Reducción del TimboResumen e introducción: Reseña sobre misioneros y exploradores hasta finales del siglo XIX. Se describen los principales viajes y exploraciones que contienen datos de interés naturalístico referidos al Gran Chaco argentino y sus adyacencias desde el siglo XVI hasta finales del siglo XIX. Entre los protagonistas más importantes se destacan algunos misioneros jesuitas como Joseph Jolís, Martín Dobrizhoffer, José Sánchez Labrador y Florián Paucke, entre otros.

Introducción:

Desde comienzos de la conquista española se registraron las primeras entradas al Gran Chaco. Alejo García llegó desde el Paraguay por tierra entre 1521 y 1525, Ayolas remontó en 1537 los ríos Paraná y Paraguay (Scunio 1972). Hernando Arias de Saavedra (Hernandarias) fundó en 1585 el pueblo de Concepción de la Buena Esperanza del Río Bermejo, lugar estratégicamente ubicado para servir a las comunicaciones entre el Alto Perú y Asunción del Paraguay. El sitio fue continuamente saqueado por los indios hasta que en 1631 un malón lo destruyó casi por completo. El Teniente de Gobernador de Corrientes Manuel Cabral de Alpoin, escribía en 1632 al gobernador de Buenos Aires las penurias pasadas: “… el socorro se envió al Río Bermejo, el mejor que se pudo, y yo acerca de su despoblación no podré dar a V. S. la cuenta más verdadera por no haber visto el modo que tuvo; sólo digo que por ningún caso se podía conservar y los que se han escapado con las vidas deben dar infinitas gracias a Nuestro Señor”

Después de la expulsión de los jesuitas, recorrieron la región varios misioneros franciscanos. Posteriormente se sucedieron diversas exploraciones y expediciones militares. Sobresale en este sentido la figura de Félix de Azara, por sus numerosos e importantes aportes aparecidos a principios del siglo XIX. En 1881, Jorge Luis Fontana publicó “El Gran Chaco”, obra de indispensable consulta. Poco después, en 1889, Amadeo J. Baldrich, realiza varios viajes a la región, destacándose por sus contribuciones tanto naturalísticas como geográficas.

A partir de entonces el Gran Chaco sólo fue recorrido por misioneros acompañados a veces por militares, sin haber sido poblado con asentamientos definitivos hasta mediados del siglo XVIII, a tal punto que las ruinas de Concepción del Bermejo fueron redescubiertas en 1943, a la altura del meridiano 62º, en la margen derecha del río Bermejo o, según otros autores cerca del kilómetro 75 del camino entre Presidencia Roque Sáenz Peña y Fortín Lavalle, a considerable distancia del río Bermejo.

La toponimia “Chaco” aparece por primera vez en el siglo XVI. El misionero jesuita Pedro Lozano, destinado a las misiones del Paraguay en 1717, acopió información sobre la historia y la naturaleza de la región (Lozano 1989). El vocablo, de origen quechua, significa dar caza en conjunto a los animales. Al respecto Lozano escribió: “La etimología de este nombre, Chaco, indica la multitud de naciones que pueblan esta región. Cuando salen a cazar los indios y juntan de varias partes las vicuñas y guanacos, aquella muchedumbre se llama chacu, en lengua quechua…”.

Según Lestani y López Piacentini (1947) el “chacú” se realizaba en el altiplano en tiempos del imperio incaico, y la costumbre y su denominación llegaron a las llanuras llevadas por los aimaráes y otros tributarios del imperio. El vocablo degeneró luego en boca de los conquistadores, que llamaron Chaco a la región boscosa. Dichos autores mencionan también que el origen del vocablo “Gualamba” deriva del nombre “Guacane”, quien fuera un lugarteniente del Inca que gobernó la región luego de una invasión del imperio.

En 1733 Lozano publicó “Descripción Corográfica del Gran Chaco Gualamba” y desde entonces el término Chaco Gualamba se generalizó hasta nuestros días. A él se deben también las primeras noticias referentes a las incursiones del capitán Ledesma, el Padre Diego Osorio, Andrés de Manzo y el capitán Lasarte, quienes alrededor de 1638 cruzaron o estuvieron en las cercanías del río Pilcomayo o “río de los pájaros”.

Continuación:(II) Los misioneros jesuitas

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: