José Manuel Peramás: Diario del destierro Parte (I)

Manzana Jesuítica de Córdoba

Una placa ubicacada en los jardines del Colegio Máximo de Córdoba recuerda las importantes actividades jesuíticas. Foto M. Cristina Setrini

Las noticias relacionadas con las descripciones de la naturaleza dejadas por los misioneros jesuitas aparecen frecuentemente entremezcladas dentro de relatos, cartas y o documentos manuscritos que poco a poco se van editando, traduciendo y analizando.

Muy poco difundido es el material que resumidamente presentamos en esta nota, su autor fue el padre José Manuel Peramás, un misionero jesuita nacido en España en 1732 y que pasó a América en febrero de 1755. Los datos que pudimos recabar, cuantan que al momento embarcarse era un estudiante, de 22 años de edad, natural de Mataró. Físicamente se lo describió como de piel blanca con poca barba y ojos y cabellos de color negros.

Llegó al estuario del Plata a fines de julio, según sus palabras “… Montevideo y Buenos Aires [son] ciudades opulentas ricas, y nobles, son las primeras en recibir a los que llegan de Europa. En sus alrededores se dilatan sin límites los inconmensurables campos, crecen todas las clases de árboles y la tierra es prolífica en todo género de plantas”.

Después de una breve estadía en Buenos Aires, pasó a Córdoba para terminar sus estudios como era común por aquella época. En 1758 escribió algunas cartas anuas, recibiendo el elogio de sus pares y superiores tanto de aquí como en Europa. Fue destinado durante algunos años a las misiones guaraníticas, pero a pedido de las autoridades de la universidad de Córdoba volvió para ocupar una cátedra como profesor de teología en dicho establecimiento. No obstante, se sabe por sus escritos que Peramás estuvo algún tiempo en Santa Fe, y conoció Tucumán, Salta, Jujuy además de Buenos Aires.

Mientras se encontraba en Córdoba, en julio de 1767, recibió la orden de expulsión. Bruscamente en la madrugada del día 12 de ese mes y año, las instalaciones del colegio donde se encontraba fueron militarmente ocupadas. Durante diez días los cien miembros de la compañía que se encontraban allí quedaron privados de su libertad, encerrados en un recinto destinado a comedor, concediéndoles como único privilegio poder reacomodar la sala con algunos colchones para descansar mejor.

De Córdoba pasó el padre Peramás a la Ensenada de Barragán en las cercanías de la actual localidad de Quilmes. El viaje se hizo por tierra y duró 27 días, con él viajaban otros renombrados misioneros como Falkner, Iturri, Guevara, Andreu, Oroz, etc. En aquella ocasión fueron 151 los misioneros expatriados. El grupo se distribuyó en tres naves con destino a Europa, previo paso por Montevideo. “El Venus”, “La Esmeralda” y “La Liebre”eran los nombres de las embarcaciones. Peramás iba en la primera nombrada.

De acuerdo a su relato sabemos que en octubre de 1768 se instaló en Faenza, dentro de los estados pontificios, desempeñando tareas literarias. Murió a los 61 años en dicha ciudad en mayo de 1793.

Seguramente la obra más conocida de José Manuel Peramás sea De vita et moribus tredecim virorum paraguay – corum (Faventiae MDCCXCIII). Obra que consta de dos partes. Fue traducida en 1946 al castellano como La República de Platón y los Guaraníes(1).

Sin embargo, su Annus patines, conocida también como “Diario del destierro o la expulsión de los jesuitas de América en tiempos de Carlos III”(2), debe considerarse el más valioso documento referido a la naturaleza de nuestras tierras escrito por este misionero.

La obra, fue escrita por Peramás en 1768. Diseñada a manera de carta, comienza “Turín y diciembre 24 de 1768/ Muy Señor mío:…” seguidamente toma la estructura de diario con títulos subtítulos y párrafos numerados del 1 al 334. En ella pueden encontrarse deliciosas noticias referidas a nuestra fauna y flora.

Bajo el título “Viaje desde Córdoba a los navíos”, Peramás presenta una serie de noticias que reflejan acabadamente la topografía y naturaleza del terreno. El contingente de misioneros expulsados pasa en su derrotero por Río Segundo, Fraile Muerto, Saladillo, recordando el misionero que “… por la siesta salimos de la Cruz Alta, y desde aquí dejamos el Río Tercero, que costeábamos antes… y fuimos ha hacer noche a las islas. Llámense Islas unos pedacitos de selvas en medio del camino que van cortando las Pampas. Éstas son unas llanuras interminables por los cuatro vientos, sin que encuentre término la vista…”

El viaje continuó tocando en su recorrido las localidades de Pergamino, Arrecifes y Luján que en su crónica, el misionero describirá con emoción. Llegado el día 12 según queda anotado “…paramos pasando el riachuelo de las Conchas… el 13 pasamos a vista de Buenos Aires legua y media y paramos al ponerse el sol… en el riachuelo que tiene el mismo nombre de la ciudad…” Día y medio más tarde llegarán a Quilmes, como apuntamos anteriormente donde los esperaban los navíos para transportar a los misioneros a Europa.

Referencias:

(1) Sainz Ollero, H., et al. 1989. José Sánchez Labrador y los naturalistas jesuitas del Río de la Plata. Monografías de la Dirección General de Medio Ambiente. Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo. Madrid. 337p.

(2) Furlong, G. S. J. 1952. José Manuel Peramás y su Diario del Destierro (1768) Escritores Coloniales Rioplatenses I. Librería del Plata S. R. L. Buenos Aires. 228p.

Continuación y final

Anuncios

One Response to José Manuel Peramás: Diario del destierro Parte (I)

  1. Federico Gomis Bernal dice:

    ¿Como podría conseguir los libros de Jose Manuel Peramás, reeditados por editorial de la Universidad Católica de Córdoba: “diario del destierro” y “Platón y los guaranies”?. En las librerías donde he contactado no lo tienen.
    Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: